lunes, 21 de abril de 2008

Escuelas nórdicas internacionales.

Ya han terminado las jornadas de aprendizaje para profesores organizado por la Nordic Network de escuelas internacionales, que este año se han llevado a cabo en Estocolmo, en la Stockholm International School, donde soy uno de los docentes.
Durante todo el fin de semana se ha discutido, y mucho, sobre aspectos que interesan a los profesores del siglo veintiuno. Sus dificultades, ventajas, objetivos y, sobre todo, la realidad de que el aprendizaje y la enseñanza, hoy en día, llevan unos derroteros que distan mucho de los del siglo pasado.
Entre sesión y sesión y, mayoritariamente, entre café y café, había tiempo para debatir con profesores de diferentes lares que se dejan la piel en institutos daneses, suecos, finlandeses, noruegos, con perspectiva internacional y en inglés.
Como mi especialidad es la enseñanza de una lengua extranjera, compartí la mayoría de mi tiempo con gente afín. De hecho, impartí una conferencia sobre el estado actual de la metodología, tanto manual como digital, y los resultados fueron, cuanto menos, sorprendentes.
¿Por qué para la mayoría de profesores las desventajas de cualquier cambio en el aula se posicionan anterior a las ventajas?

2 comentarios:

pianoplayerontheroof dijo...

Una pregunta muy interesante. Tal vez estan acostumbrado de enseñar por una manera específica, y por esto no les gustan cambiar... En un mundo en cambio, la curiosidad es un sentido importante.

Eduardo Galindo Navas dijo...

Gracias por tu apunte. He echado un vistazo por tu blog y me parece muy interesante. En cuanto a tu comentario, la educación es un reflejo de la sociedad. Evolución, transformismo, progreso, consenso, eso es lo que yo identifico con sociedad y educación.
Sé que no es fácil. Si una persona tiene unas costumbres vitales y le es difícil cambiar, ¿cómo se va a plantear nada en sus clases?

El autor

El autor
en un parque de Estocolmo, Johanesplan.

Datos personales

Estocolmo-Vejer de la Frontera, España, Sweden
risueño, hiperactivo, filólogo (de Hispánicas), deportista cervecero, lector hasta de las etiquetas del champú en japonés, comunicador, viajero, responsable, avasallador y avasallado.